Consejos de los abogados expertos en desahucios por impago de las rentas

El problema del impago de las rentas en los alquileres de vivienda

 En nuestro trabajo diario vemos cada día como acuden a nuestro despacho de abogados personas desesperadas porque sus inquilinos no les pagan las rentas de las viviendas que alquilaron. Trabajamos cada día con estas personas y conocemos a los inquilinos morosos que son de muy diversa índole pero que agrupamos en tres tipologías principales:

- La primera son los morosos profesionales, personas encantadoras y con muy buena pinta que van mostrando presumen de un tren de vida altísimo y acuden a las citas en coches de lujo,... Estos inquilinos buscan mantener un tren de vida de lujo sin pagar a nadie, su modo de vida es la morosidad y sus presas son fincas de lujo para dar apariencia de tener dinero y continuar con su modo de vida. 

 - La segunda son gente que inicialmente está dispuesta a pagar pero que, por circunstancias de la vida, no tiene forma de hacerlo. Estos inquilinos tratan de retrasar el pago e incluso igual son capaces de abonar alguna mensualidad paro al final el montante de la deuda es tan grande que no les compensa pagar lo que deben y el dinero que tienen lo guardan para poder alquilar otra vivienda. Lo que hacen es ahorrar algo el poco dinero que tienen para pagar la fianza y esperan a ser desahuciados intando retrasar ese momento al máximo.

 - El tercer tipo de inquilino que no paga las rentas es el anterior pero ahora cuando contrata sabe que no va a poder pagar y conoce el sistema. Pagará el primer mes y la fianza al contratar y ya no pagará nada más. Unos intentan alargar el desahucio tratando de ganarse a su casero y otros simplemente dejan de atender a sus requerimientos desde el momento de la firma.

 ¿Qué se debe de hacer?

 Por nuestra experiencia no se debe de dar plazos de gracia a los inquilinos, a pesar de que nos prometan que nos pagarán el mes que viene ya que, en unos casos, es precisamente lo que busca el inquilino y, en otros, sólo permitirá que el deudor se relaje y deje que se acumule una deuda a la que no podrá hacer frente.

 Por eso desde el primer mes se debe iniciar la reclamación por medio de un burofax (con acuse de recibo) en el que escribamos una carta pidiendo que nos pague la renta. 

 Si aun así no nos paga debemos de demandarles inmediatamente pues será la forma de conseguir expulsar de la vivienda a nuestro inquilino de la forma más rápida o de conseguir que nos paguen la renta. Según nuestra experiencia, los arrendadores no suelen demandar pronto por estos dos motivos:

 - El elevado coste de un procedimiento judicial y la lentitud de la justicia. Piensan que los abogados son caros y que la justicia tardará mucho en echar al moroso. Esta razón no debe asustarnos porque actualmente dada la liberalización del sector jurídico hay mucha oferta de abogados especializados en desahucios por impago de alquileres que ofrecen precios competitivos que hace que sus servicios nos compensen económicamente en comparación con tener el impago. Además la Justicia española "se ha puesto las pilas" con el mercado de alquiler inmobiliario y tiene un procedimiento ágil que se suele desahuciar a los inquilinos en un plazo medio de tres meses desde que se presenta la demanda.

 Como conclusión diremos que, por mucha pena que nos den nuestros inquilinos, si no pagan vamos a tener que expulsarlos por lo que no debemos retrasar esa situación más que el tiempo imprescindible.